Archivos Mensuales: abril 2014

La reverencia

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Ajedrez, CubaLa madre está afuera, bastante confiada. Él adentro, en su batalla. La otra madre pela tres boniatos en algún barrio de La Habana, ni sabe por donde anda su hijo de 12 años.

Los dos adolescentes miran el campo de 64 casillas y traman el derrocamiento del rey contrario. Mueven sus piezas bélicas con precisión.

Ella se levanta. Camina unos metros y le pregunta a alguien que sale del salón cómo va todo. No muy bien, el otro muchacho es bastante bueno, le responde. Eso seguro que cambia, mi hijo siempre saca aunque sea una tabla, dice pensando en otras esperas con finales de celebración. Y prosigue con la historia de lo bueno que es su primogénito casi desde que estaba en el vientre, de sus sueños de campeón.

Sobre la mesa, un plato con boniato y un pan de bodega, con otro recipiente encima que le sirve de tapa, hasta que llegue el muchacho, seguro que hambriento. La casa sola porque hay que buscar algo para comer por la noche. Lee el resto de esta entrada

Más holguineros, más podemos – La bruja y el transporte público

Por Erian Peña Pupo, colega de la Universidad

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La mujer mira a ambos lados, incluso arriba pero no sabe que responderle a los niños. Tendrá unos 35 años y se ha quedado muda como pocas veces en su vida. Es mulata, gorda, bajita, viste una blusa a rayas moradas (fue el color de moda del año pasado, pero aún tiene elegancia, piensa) y sostiene una jaba con productos del agro en una mano y en la otra una sombrilla contra las lluvias de primavera y contra quien intente quitarle el uno en la cola para la Diana, guagua del transporte público: llevamos más de una hora aquí y nos iremos de primeros, increpa con la sombrilla al resto de la multitud. Lee el resto de esta entrada

Los de la sangre fría

Por Jorge Alejandro Suñol Robles, colega de la Universidad

Escena de la película Capote.

Escena de la película Capote.

El escritor estadounidense Truman Capote murió el 25 de agosto de 1984, exactamente diez años más tarde nací yo y ahora me piden que escriba sobre una versión cinematográfica basada en su novela A sangre fría. Esta relación de fechas me hace pensar en qué pasaría si en el mismo momento de su muerte, mi madre estuviera gimiendo en el salón de parto, porque meva traer al mundo. Es un poco loco decir que si yo hubiera nacido ese día, el norteamericano no hubiera muerto. Las contradicciones de la vida son así: lo que para a mí es celebración, para otros son recuerdos tristes por el fallecimiento de un polémico periodista.

El largometraje Capote, dirigido por Bennett Miller, constituye una adaptación canadiense de 110 minutos que escenifica la historia reflejada en la obra escrita. Aparece a la industria en el 2005 y logra cuatro nominaciones al Óscar. Lee el resto de esta entrada

Del diario manuscrito al blog

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Blog en CubaJulius Fucick, símbolo del periodismo mundial, escribió su Reportaje al pie de la horca en la oscuridad de una celda de la Gestapo en 1942, año de encierro y muerte. Aquellos trozos de papel, con garabatos de lápiz de leve creyón, fueron testimonios de certezas y tormentos en sus últimos días de existencia. Un soldado los sacaba de forma clandestina. Hubo que esperar más de 36 meses para publicarlos, cuando el ejército hitleriano era polvo y recuerdo. El desahogo inicial se tradujo a más de 80 idiomas.

Más de medio siglo después, una joven iraquí, con el seudónimo de Riverbend, escribía en otro tipo de diario, su blog Bagdad en llamas. Lee el resto de esta entrada

El camino viejo (II y final)

Por ROLO
Hombre, libertadSeptiembre se nos venía encima. Casi empezábamos el semestre en el colegio cuando acordamos que la mejor forma de reciprocar tanto esfuerzo de una manera desinteresada era hacerlo a través de una entrega simbólica. Faltaba poco para la peregrinación a El Cobre por el día de la Virgen María y mi amigo, tipo inteligente pero siempre dispuesto al proselitismo, me arrastró a la marcha.

Fue una noche, más bien una madrugada diferente. Salimos a pie desde su casa, donde había pernoctado para garantizar desandar juntos todo el camino. A pesar de la hora se notaba cierta agitación en el ambiente. Demasiadas personas, muchas más de las que hubiese imaginado, salían de su casa y enrumbaban en silencio por un camino cierto que intuían, siguiendo a los otros que se le habían adelantado. Lee el resto de esta entrada

El camino viejo (I)

Por ROLO
Hombre y religión, iglesiaSupongo para mi desgracia que nunca fui ni seré lo que se dice precisamente un hombre religioso. A partir de mi escasa experiencia personal la iglesia no es más que un edificio grande pero oscuro, con un aroma peculiar y asfixiante que hace intolerable mi estancia dentro del mismo. Eso lo aprendí mucho tiempo atrás.

Tenía unos pocos años, cinco o siete, en realidad no creo que pueda recordarlo, cuando una señora mayor muy agradable y persuasiva pero algo desquiciada, prácticamente nos arrastró desde el parque frente a la iglesia donde jugábamos a policías y ladrones para ver una vieja película en el video de la sacristía del templo sobre la vida, pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Fue una experiencia inolvidable y terrible como un dolor de muelas, lo admito bajo juramento. Lee el resto de esta entrada

En el aula

Por Yasel Toledo Garnache

El muchacho no era tan chico, ni la maestra vestía con tanta ropa.

El muchacho no era tan chico, ni la maestra vestía con tanta ropa.

La maestra se estaba rascando debajo de la falda, en la parte delantera. Eso siempre llama la atención. Parece otra cosa. Pero no. En el aula, a las diez de la mañana, qué podría estar haciendo, sino matando cierta picazón. William, el de la tercera mesa, por sí o por no la miraba. Imagínense, una profe que se topa ahí abajo. ¿Quién no la iba a mirar?

Después de aquel día, el muchacho gordito, atrevido que soñaba con órganos genitales femeninos, nunca llegó tarde a clases. Lee el resto de esta entrada

Nostalgias del viejo marino

Por NOEL
viejo y marLa terraza es su lugar preferido en la casa. Cada tarde se sienta en un balancín o sobre las maderas húmedas y con suaves gestos acaricia el tablado. Sus manos tratan de descubrir qué secretos guarda el salitre entre las venas secas de las tablas. Las horas se le escapan allí, sobre esos metros cuadrados de árboles insepultos, arrastrados hasta la playa por los ecos de tormentas pasadas.

Para el viejo cada tablón es una historia, un barco, un océano. Disfruta imaginar leyendas de corsarios y piratas, tesoros escondidos, de tormentas terribles y arrecifes y naufragios. En esos instantes parece un niño; los ojos le brillan bajo el ocaso, pero en la piel curtida de su torso desnudo, en las grietas de su rostro encanecido, se adivinan sus propias aventuras de ultramar. Los callos de sus manos todavía acarician las sogas, enlazando nudos en el espacio vacío de la tarde. Lee el resto de esta entrada

Por temor al rechazo

Jorge Suñol Robles, colega de la Universidad
Poesía-introversión, nostalgiaMi madre sí que era una arresta´. Tener dos hijos en pleno periodo especial era algo que debía pensarse antes. No sé cómo pudo agenciárselas. Solo ruego no haber sido víctima de aquel bistec de colcha de trapear, que muchos dicen haber sufrido, o de la cáscara de fongo, de la que no me imagino su gusto.

Primero vino mi hermano, por allá por los ´90, y con él, todo fue normal. Cuatro años más tarde aparecí yo y no comprendo por qué, pero conmigo la cosa cambió. Lee el resto de esta entrada

Sexo y relaciones de pareja en la Universidad de Holguín (II y final)

Por Enrique Betancourt, Naidy Verdecia, Ania Mulet y Claudia Arias

Lo de las sábanas parece ser algo de lo más efectivo en busca de "privacidad"..

Lo de las sábanas parece ser algo de lo más efectivo en busca de “privacidad”..

En extremo desagradable resulta ser partícipes de los jadeos y suspiros ajenos, pero entre los propios estudiantes existe el consenso de aceptar tales manifestaciones.

Prima el respeto porque la necesidad actual de un compañero puede convertirse mañana en la nuestra. Mas, ¿este asunto de dos podrá disfrutarse totalmente con tantos oídos escudriñando la oscuridad? Lee el resto de esta entrada

Respuesta a una internauta

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Soy un joven lleno de sueños e ideas.

Soy un joven lleno de sueños e ideas.

Hola querida Armienne, no soy un tipo ciego, no soy un burócrata. Soy un joven lleno de sueños, de anhelos individuales y para su país. Eso lo creo posible dentro de las esencias de esta nación, de esta revolución. Sé que viviste en Cuba. Cada quien tiene su percepción, sus razones.  Lee el resto de esta entrada

El arma peluda

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Espejo en la paredLas paredes lo aprisionan. El calor lo apuñalea. Mira a su alrededor, y solo ve desconocidos que se acercan con lápices y agendas. Le invaden el cuarto. Se asusta, grita, da puñetazos al aire. Recuerda a la mujer de sus anhelos, a la que solo besa en sueños.

Piensa que no puede ser tan cobarde, porque ella lo desecharía. Quiere impresionarla, demostrarle que es un hombre de verdad, que enfrentaría molinos para verla sonreír o acomodarse el pelo. Observa a los intrusos otra vez. Sabe que podrá vencerlos, pensando en ella los podrá vencer. Lee el resto de esta entrada

El Zunzuneo y nosotros #Cuba

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

internet, Cuba, Zunzuneo

internet, Cuba, Zunzuneo

La red social Zunzuneo es tema de constantes debates en aulas, pasillos, y dormitorios en la Universidad de Holguín. Su descubrimiento ratifica lo que ya sabíamos: Internet es una selva, un campo de batalla, con posibilidades de engañar a multitudes en poco tiempo, de intentar aplastar con la fuerza de mayor disponibilidad tecnológica a otros. Cuba constituye blanco permanente.

Una verdad me rebota con fuerza en la cabeza, arriba-abajo, a un costado y a otro: No debemos seguir con coches de caballo en un mundo a alta velocidad. Hay más de 2 mil 400 millones de usuarios en Internet, más de 566% con respecto al año 2000. La edad promedio es de alrededor de 35 años, y la de los blogueros de menos de 30. Lee el resto de esta entrada

Sexualidad y relaciones de pareja en la Universidad de Holguín (I)

Por Enrique Betancourt, Naidy Verdecia, Ania Mulet y Claudia Arias

Dormitorio de la Universidad de Holguín.

Dormitorio de la Universidad de Holguín.

“¿La solución más común? Irse para los marabuzales, las aulas, las cátedras, sobre todo cuando las muchachitas estaban con los profesores. Cuentan que una noche, cerca de las doce, venían dos parejas de un montecito; escucharon un ruido y un guajiro que decía: ¡Coño, a esa maldita yo la mato! Uno de los muchachos soltó la mano de su novia y salió corriendo. Y resulta que aquel hombre andaba con una yegua que no quería caminar”, rememora sus tiempos del pre Enrique Betancourt, estudiante de periodismo, mientras se burla de la cobardía del antiguo compañero. Lee el resto de esta entrada

Béisbol en Cuba: Víctor Mesa y Alfonso Urquiola, ¿diablos o dioses?

Por Yasel Toledo Garnache

Víctor Mesa y Alfonso Urquiola¿Dios o diablo? ¿Agua o veneno? Así de extremistas son las referencias a Víctor Mesa en toda Cuba. “Los matanceros me caen bien, pero ojalá perdieran nada más por traer a ese payaso de director”, “¡¿Qué se va de Matanzas?! Ojalá que no sea para acá”, dicen algunos mientras que otros casi van a la iglesia para que el 32 se traslade a sus provincias, posibilidad de ubicarse en la parte superior del iceberg en Series Nacionales.

¿De Urquiola? Ahora lo llaman el “Mago”, el “Superhombre” –aunque nada tiene que ver con Zaratustra o cualquier teoría de Nietzsche-, el superdirector. Ironías. Vueltas de la vida. Los mismos que lo alzan en brazos arrojaban improperios contra él hace algunas temporadas. Aquello de excluir a los pinareños del equipo nacional causó dolor en esa parte del archipiélago y un poco más allá. Lee el resto de esta entrada

El Frío

Por A.R LÓPEZ

flor de inviernoRecuerdo que aquella vez, cuando me detuve a arreglar los pliegues de mi falda, casi mini según algunos estándares, el detalle de la flor me pareció interesante. Otros usaban carteles, una virgen fervorosa o los pies llagados como símbolo de su pobreza extrema, pero este mendigo sólo necesitaba un tiesto agrietado. Era cierto que también tenía el jarro de hojalata y el perro, pero ambos se volvían irrelevantes si se los comparaba con la flor, y en cierto modo, le daban ese toque de elegancia que tanta falta le hacía a los otros. Lee el resto de esta entrada