Archivos diarios: 28 de enero de 2014

La manada del Onelio en La Habana

Por ANISLEY TORRES, el animal nocturno

Historia con un narrador, pila de personajes y cualquier cantidad de cambios de personas o memorias recientes de una peculiar manada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La vida empieza a correr, un manantial como un río: a veces el cauce sube y otras se queda vacío… con estos versos de Guillén comienzo. Ustedes dirán, ¡qué comemierda! Nada, es que después que se fueron, me entró pasión de ánimos. Bueno, ya saben más o menos (aunque no exactamente) cuánto los extraño). Estoy del carajo. Aquí empieza mi historia:

Arianna la de relaciones públicas, me esperó con un cartel de bienvenida y me acompañó al comedor donde nos encontramos con Yunexis que estaba apertrechada con su plato de arroz blanco, tachinos y jamón en salsa. (casi no comí; pero ella no perdió tiempo, ja, ja). Más tarde nos fuimos las tres al malecón y por cierto, nos perdimos. Las olas estaban… ya saben, así que nos sentamos en una especie de cantero circular a contemplar la noche (y el malecón). Yo ya estaba arrepentida de no haber llevado la botella de vodka… Lee el resto de esta entrada

El Arcángel de Alejandro Álvarez

Por Rosse Suárez Fagales, colega de la Universidad de Holguín

Desde el primer estreno, este joven ha mantenido

a su grupo entre las compañías de teatro más destacadas del

territorio, ahora con un nuevo estilo dentro de la provincia.

Alejandro Álvarez es talento y consagración

Alejandro Álvarez es talento y consagración

La primera vez que lo vi a su aire frente a un público se desempeñaba en una obra dramática de manera excepcional, seis años más tarde lo he vuelto a ver dominando el escenario, ahora en una función donde los cuerpos tomaban el protagonismo. Asistí al teatro un sábado, con el único objetivo de matar el tedio nocturno; pero la mala costumbre o el vicio periodístico que se te impregna desde que entras a la carrera me jugó una mala pasada, todo el primer acto lo invertí en pensar cómo conseguir hablar con él. La suerte se me presentó con cuerpo humano: David, un amigo, ahora forma parte del grupo y a él acudí para acercarme un poco más a Alejandro Álvarez, director de Arcanjo Teatro. Con la misma sencillez que me dio un autógrafo en el 2008, me ofreció parte de su tiempo antes del espectáculo del domingo. Nos sentamos en la sala Alberto Dávalos, con la iluminación tenue que tendría durante la función y con una música relajante y a la vez activa. Entre montar la escenografía, dirigir a los muchachos, calentar y maquillarse fue respondiendo una a una mis preguntas. Lee el resto de esta entrada