Archivos Mensuales: diciembre 2013

Los ojos, sí, los ojos tristes

Por ERIAN PEÑA, colega de la Universidad

foto en la paredEn la foto parecía un hombre triste. Quizá era por la mirada que se perdía y podía llegar a penetrarte. Asfixiaba. Un hombre triste, había repetido muchas veces esa frase mirando la fotografía. Me llegué a cansar de ella. El pie apoyado en la pared. Las manos cruzadas al pecho. El suéter negro. Todo entonces me parecía negro. El cabello crecido y revuelto. Ensortijado. Los ojos, sí, los ojos tristes.

Me lo había repetido varias veces de manera casi obsesiva. Hasta intenté quemar la foto. Pero Susel me dijo, poco antes, que la soledad es un estado del alma, no del cuerpo. Un cuerpo no puede aparentar soledad. Y yo quise creerle. Susel no merecía mi desconfianza. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

El tiempo

bodega en Cuba ¡Cuánto tiempo malgastado! ¡Qué pérdida de energía! Para lo que en poco tiempo yo resolverlo podría, debo invertir varias horas y a menudo más de un día.

Cuando llego a la bodega (o a la carnicería), y encuentro todo cerrado y un cartel que justifica que el que debiera atenderme otras gestiones realiza, me pregunto por qué entonces con antelación no avisa. Lee el resto de esta entrada

La ironía de un nombre: Primavera Árabe

Por Yasel Toledo Garnache

Primavera árabeMedios de comunicación las denominaron como Primavera Árabe. Especialistas las llamaron madurez de una sociedad deseosa de mayor repartición de riquezas e inclusión en decisiones políticas. Occidente se declaraba neutral. Acusaciones en contra de la CIA y de otros servicios de inteligencia rebotaban en parte del planeta. Para mi abuela y hasta para compañeros de la Universidad, fueron otro ejemplo de lo mismo: el Medio Oriente es volcán, conflicto permanente. Lee el resto de esta entrada

Abajo el BURROCRATISMO

Por LUIS ALBERTO PERICHE, colega de la Universidad de Holguín

burocratismoDicen que la burocracia es de esas enfermedades contagiosas que resultan asintomáticas mientras no asecha la presión de la responsabilidad. Hay a quienes les corre por las venas y ni se enteran de la infección hasta que no se ven envueltos en tinta, papeles, y gente enferma a causa del peloteo. Por cierto, esa es otra enfermedad que llega después, provocada por burócratas que no aprendieron bien algunas asignaturas claves en la universidad.

-No hacen más que complicarle la vida a uno. Tuve que ir a seis instituciones en un mismo día, y terminé parando en el primer lugar al que fui. Allí encontré al que tenía que atenderme. Y lo peor es que tengo que seguir visitando lugares para certificar que necesito un medicamento para mi hipertensión arterial. Más que por la enfermedad, moriré por los trámites. Lee el resto de esta entrada

Novato en La Habana

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

EscritorOrlando no sabe qué hacer. Se sienta en un banco. Mira los edificios a su alrededor. Siente el trino de pájaros en los árboles del parque. Escucha la conversación de dos jóvenes sobre las pésimas condiciones del lugar donde viven, y lo caro del alquiler. Sonríe.

El lugar estaba oscuro. Parecía una cueva sin rocas. Sólo había dos sillas, una mesa y cierta cama personal, con un colchón casi inexistente. El polvo dificultaba la respiración. Aquel cuarto parecía un palomar. Estaba en un segundo piso y no había espacio ni para sueños.

Orlando no imaginaba eso. Él venía del campo, con cientos de anhelos. Lo único que le agradaba de la habitación era esa vieja máquina de garabatear. Quería ser escritor.  Dejaba atrás la vida de huertas, ríos, lomas. Su mente era de intelectual. Lee el resto de esta entrada

¿Dónde queda Palmarito?

tierras de fuego

tierras de fuego

Palmarito es como la Meca. Al menos una vez, es sitio de obligado peregrinaje para: hijos pródigos o momias egipcias que regresan, para habaneros que, en un rapto de iluminación, comprenden que trabajar el campo es la realización de sus sueños –adiós carrera de Matemáticas, Vedado, teatros-, para prófugos de negocios fallidos y de la policía, para ex-esposas radicadas en el extranjero, para casi ex-esposas radicadas en La Habana, para suegras enfermas de los nervios –todas lo están-, para cocineras cantantes de puntos guajiros con hijos carpinteros ebanistas traumatizados, para rastreros persecutores del pasado y, también, para miles de cubanos, tres veces por semana. Lee el resto de esta entrada

Cuba: Revuelta en Guantánamo: Blogueros conspiran

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Foto: LUIS ERNESTO RUÍZ

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Quién dice que debemos ser muchos, aunque cuantos más mejor. Lo imprescindible es el deseo de expresarse, de expandirse en la red. ¿Deficiencias tecnológicas? ¿Mala conexión a Internet? Por supuesto que sí. ¿Rendirnos? ¿Usar eso como pretexto? No sucederá. Blogueros cubanos vencemos molinos y hasta conspiramos. Lee el resto de esta entrada

Los medios de prensa: su misión

 Por HUGO RIVERO, colega de la Universidad de Holguín

prensaLa actualización del modelo económico cubano repone tinta al entorno mediático y reescribe la agenda informativa de televisores, radios y periódicos. Luego, las hojas se arrancan y tiran a la papelera.

 El último congreso de la UPEC alimentó el debate público sobre visualidades dentro de la realidad del país. Desagrado, desencanto, sectarismo y agotamiento también forman parte de los temas nacionales, pero el consenso entre la empresa periodística y sus consumidores no tiene respaldo institucional. Lee el resto de esta entrada

Reinaldo Cedeño, con La edad de la insolencia, en Holguín

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al amigo Reinaldo Cedeño Pineda, escritor y periodista de Santiago de Cuba, lo conocí en el Congreso Nacional de la Upec, hace algo más de cuatro meses. Sobre un sofá del hotel “El Costillar de Rocinante”, lo escuché hablar de libros, poemas, cuentos y premios, casi todos de él. Lo normal: “otro tipo que quiere lucirse “–pensé-. Luego escuché su nombre. Y lo relacioné con obras que, aunque no había leído, ya gravitaban en mi mente de novato en el mundo literario. Lee el resto de esta entrada

El niño

María no quería hacerlo. Yo lo pensé varias veces y al final terminé aceptando la propuesta del Palomo. No podía contar toda la vida con las opiniones inseguras de María.

No hay otra manera de tener un niño. Me parece que los tres llegaremos a lograrlo. No veo otra oportunidad. Ahora, más que nunca, creo que debe ser con el Palomo y no con otro, le dije a María.

El Palomo es todo un personaje. Es un mulato alto, que casi siempre viste de blanco, o de colores muy claros. A ella no le gustaba porque parece santero, pero nunca lo he visto con collares ni cosas de ese tipo. No digo que no los tenga, siempre los negros creen en sus cosas, pero si es así lo disimula muy bien. Lee el resto de esta entrada

Crónica de una pasajera: “Río para no llorar”

Por Claudia Arias, colega de la Universidad de Holguín

El chofer se detiene frente al ansioso grupo. Cuando abre la puerta: avalancha. Debo agarrar bolso y sombrilla, que suben sin mí, arrastrados por la gente desesperada. Finalmente dentro, me espera más de media hora de agonía. Escapo de la pelvis caliente de un anciano verdísimo, para toparme cara a cara con el olor nada agradable del hombre colorado y sudoroso que me provoca náuseas.
Aguanto la respiración, pero la señora GRUESA, AVASALLADORA que avanza hacia la puerta de salida me hace fracasar en el empeño. ´´¡Compañera, pase de lado!´´, exclama otra víctima. Pero la posición no hace ninguna diferencia, ya que se trata de esas féminas a las que resulta mejor saltarlas que rodearlas. Río, para no llorar. Lee el resto de esta entrada

Para amantes de lo digital

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Hoy por primera vez en varios meses pude acceder a Internet durante algo más de una hora. Copié y luego leí posts que me resultan interesantes. Desentrañan peculiaridades de la tecnología y los cambios que provocan en el ejercicio periodístico y la sociedad de forma general.

Algunos se alejan de la realidad cubana, pero brindan luces sobre lo que sucede en el mundo, a lo cual no podemos permanecer ajenos porque algún día –no tan distante- eso también llegará aquí. La formación de nuestros periodistas inevitablemente tiene que incluir el dominio de la tecnología y el conocimiento de fenómenos a los que la prensa no puede escapar en ninguna parte del planeta. De lo contrario, qué sentido tendría hablar de elevación de la profesionalidad. El siglo XXI es también el de la selva digital. Los más preparados serán las presas más difíciles. Lee el resto de esta entrada

Película de altura

Por Yasel Toledo Garnache

La vida de otros, películaLa mayoría de los directores privilegian el cine comercial. El dinero, las ganancias, cobran cada vez más importancia. Los filmes suelen incluir violencia, sexo, romance… o historias fantásticas, con escenarios inusitados y efectos impensables años atrás.

A veces, quienes están frente a la pantalla agradecen eso, y cualquier otra propuesta les resulta aburrida. Por eso emprender el camino contrario en la concepción de un audiovisual puede convertirse en sinónimo de atrevimiento. ¿Qué sería lo más conveniente? Pues obtener obras taquilleras, con alta calidad estética. Pocos lo logran. La vida de otros, de Florian Henckel von Donnersmarck, es una de esas excepciones. Sus premios no son regalos de jurados embriagados de impulsos y desconocimientos. Los siete Deutscher Filmpreis (Premios del cine alemán) y más de cincuenta galardones internacionales, incluidos el Óscar a la mejor película de habla no inglesa en 2007 y el César al mejor rodaje extranjero, lo confirman. Lee el resto de esta entrada

Blogueros de Cuba se reúnen en Guantánamo

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Blogueros del oriente de Cuba nos reuniremos en Guantánamo, del 13 al 14 de este mes. Intercambiaremos sobre experiencias y posibilidades de perfeccionar el trabajo en las bitácoras para que nuestras voces lleguen más lejos.

Un conjunto de weblogs no necesariamente es una comunidad, no necesariamente constituye una blogosfera. Las iniciativas tampoco pueden privilegiar la reiteración barata. Hagamos lo que decía Alfredo Guevara: Lee el resto de esta entrada

Los Beatles y John Lennon en crónica de Gabriel García Márquez

Por GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Ha sido una victoria mundial de la poesía. En un siglo en que los vencedores son siempre los que pegan más fuerte, los que sacan más votos, los que meten más goles, los hombres más ricos y las mujeres más bellas, es alentadora la conmoción que ha causado en el mundo entero la muerte de un hombre que no había hecho nada más que cantarle al amor. Es la apoteosis de los que nunca ganan. Durante 48 horas no se habló de otra cosa. Lee el resto de esta entrada

El periodismo literario en Leonardo Padura (II y final)

Por Mirelkis González Moscardón, colega de la Universidad de Holguín

“El periodismo es indispensable en cualquier sociedad”

Leonardo Padura Fuentes

Leonardo PaduraLeonardo Padura establece los límites entre el periodismo y la literatura en dependencia del medio en se desarrolle, pero si de algo le ha servido incursionar en ambos, es que como se complementan, los asume con las mismas estrategias. El escritor comprendió que se podía valer de la literatura para revivir y transformar en arte los hechos que percibe desde su realidad y de paso desmentir a quienes afirman la rigidez de la prensa, pues logra vincular cualidades estéticas e informativas, como refirman los postulados del periodismo literario.

Mis pulmones de fumador empedernido y sin remordimientos han resistido –con cierto trabajo– la sinuosa ascensión a esta roca maciza y pelona que, desde hace siglos, obliga a los viajeros a formularse la misma pregunta: ¿Cómo llegó hasta aquí? ¿Quién la puso ahí? La Gran Piedra, en el corazón de la Sierra Maestra, es una interrogación perenne, porque la lógica cotidiana se niega a concebir que este monolito gigantesco haya estado aquí, guardando su perfecto equilibrio, desde siempre. Su estructura, tan diferente de la montaña sobre la que se acomodó un día, hace imaginar un viaje largo y seguramente imposible, en las garras de algún potente reptil volador.  [1] Lee el resto de esta entrada