La Universidad de Holguín con René y delegados de Estados Unidos, Canadá y Puerto Rico

Por Gustavo Sánchez, colega de la Universidad de Holguín

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

He escrito sobre muchas cosas, deporte, cultura, trivialidades. He visto al mundo enajenado de lo importante, encerrado en una realidad paralela. Me consideré un romántico, no de corazón, sino de ánimo. Evocaba el alma de aquellos que anhelaban la soledad, condenándome a un enclaustramiento espiritual, siendo para mí, el peor verdugo de todos.

En mi oscurantismo ignoré lo importante, di la espalda a los sucesos significativos que aquejaban a la sociedad y aún así me creí el más justo de todos.

Debo confesarlo, “cerré los ojos” cuando supe de los Cinco, y me convertí en otra marioneta. Una que caminaba autónoma pero sin pensar, gritaba consignas sin sentimiento creando una distancia entre ellos y yo. Una distancia que nuca debió existir.

Siendo rebelde con una causa “prestada”, fingía interés por estos hombres, aún cuando seguía siendo un trozo de palo movido por cuerdas invisibles. Fueron momentos de ignorancia consentida, quizás perdonables por mi juventud, por la niñez de aquel entonces.

Lo lamento, lo lamento enormemente. Muchos dicen que uno no debe arrepentirse de lo sucedido, aunque fuera realmente malo, porque te hace distinguir entre lo correcto y lo incorrecto. Aún así me arrepiento. No una vez, sino mil, dos mil, un millón elevado a un millón, aunque no crea que cifras matemáticas puedan delimitar lo que no tiene límites. Mi arrepentimiento es infinito.

Así lo revelo, con una vergüenza que corroe todo lo bueno que queda de mi; esperanzado con enmendar de alguna manera mi falta de sensibilidad. Quizás mi error fue verlos en la distancia, no distinguir sus rasgos humanos, los que nos hermanan creando una familia que va más allá de lazos sanguíneos.

Hoy lo veo, lo siento diferente. Veo a los hombres arriesgados que entregaron todo por una causa verdaderamente justa, a los hijos que dijeron adiós a sus padres, a familias separadas por demasiado tiempo. Un hombre que siente sus raíces en el pecho, no pude estar alejado de su origen, porque como el tocororo, muere.

Es triste saber que Fernando, tras tantos años de lucha puede que no vea a su esposa, pues ya no serán barrotes quienes los separen, sino el velo fino que distingue la vida de la muerte. El cáncer es un molino de carne humana que no tiene interruptor de apagado. Por eso me uno a la lucha, para que no pase como a René, que dijo adiós a su hermano con un abrazo al vacío y un nudo en la garganta.

Hace ya muchos años de mi ignorancia. Ando paso a paso hacia a la luz y he avanzado en el camino, ahora tendré que buscar alternativas para soportar este sol que quema mis ojos. A veces lo uso para justificar las lágrimas, para justificar la impotencia ante tanta crueldad.

Pero aún queda esperanza, por más que la uses nunca se gasta, y los jóvenes tenemos toneladas de ella. Confieso mi pecado, para sacar de la oscuridad a quienes tengan velado los sentidos.

Son cinco hombres que dejaron sus nombres al pasado. Escribieron en un árbol: René, Fernando, Gerardo, Ramón y Antonio y comenzaron a llamarse abuelo, papá, hermano, tío o amigo. Ahora, todos juntos somos la familia cubana, y como una exigimos libertad, exigimos su regreso, porque la familia los necesita. Ahora creo que puedo exonerarme del pecado, ¿y tú?

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Corresponsal-Jefe dela Agencia Cubana de Noticias en Granma y Vicepresidente provincial de la AHS. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 14 de noviembre de 2013 en Los Cinco y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Eso nos pasa a casi todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: