¿La otra muerte de Cervantes?

Por Ernesto Herrera Pelegrino, colega de la Universidad de Holguín ernesto-peregrino@fh.uho.edu.cu

El reguetón, ese ritmo contagioso que a casi todos los cubanos hace bailar, cobra terreno, no solo en las fiestas, sino en el lenguaje de jóvenes, niños y hasta de los adultos. En Cuba, algunos hablan regueñol.

¿Qué vuelta el mío? -Dice un amigo cuando me ve llegar al barrio. Ahora, esa es la mejor forma de dar los buenos días. A veces me sorprendo de los dicharachos que escucho, a diario, en parques, casas y escuelas.

Las palabras vuelan entre las personas y llegan a los oídos de quienes no estamos acostumbrados a escuchar reguetón, ¿se imaginan la reacción? ¡Oiga lo que dijo ese muchacho!, -dicen unos, ¿con la patica en el aire?… ¿qué cosa es eso? –se preguntan otros; y así, de boca en boca crecen las expresiones como la hierba en plena primavera.

Osmani García, El Yonki, El Chacal, El Micha. Son algunos de los exponentes que introducen todo tipo de palabras desagradables en sus canciones y, en la mayoría de los casos, convidan al sexo y a la violencia. ¿Por qué nos enfocamos más en el ritmo que en la letra? ¿Será que triunfó la superficialidad? ¿Representan estos cantantes, realmente, a la música cubana? ¿Qué lenguaje aprenden nuestros niños?

Si Cervantes reencarnara en Cuba, en pleno siglo XXI, pasarían dos cosas: vuelve a morirse o cambia los diálogos de El Quijote, pondría, por ejemplo: -¿Qué volteo, Sancho?, -pregunta el caballero.

–Na’, -respondió su fiel escudero-, tu sabes que yo soy un salvaje y vivo a la my love, llégate después por el gao y nos tomamos unas laguers, para ponernos vola’ítos en fiebre.

-Que va loco, yo no estoy pa’ eso, Rocinante tiene una “jevita” en el barrio de Dulcinea y vamos allá.

-Ta’ bien. Te lo pierdes, voy bajando; y tú, mueve el pudín, que va a llover. Frases que escucho todos los días, desde que se enciende el sol hasta que se apaga la luna. Pensemos en un nuevo diccionario, el de sinónimos y reguetónimos, tal vez así, quienes aún hablan español, entiendan el lenguaje reguetonero.

No estoy en contra de ese género, ni de quienes lo disfrutan, solo digo que estamos conformándonos con una letra que, lejos de hacernos reflexionar, solo induce a sacar lo peor de nosotros. Por suerte, aún quedan solistas y agrupaciones como Buena Fe, Tony Ávila, Adrián Berazaín, Descemer Bueno y otros, que cultivan la poesía y el pensamiento. Dentro de diez años, ¿seguiremos hablando español?

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Corresponsal-Jefe dela Agencia Cubana de Noticias en Granma y Vicepresidente provincial de la AHS. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 16 de septiembre de 2013 en Comentarios y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: