Un profe hipervínculo

Por Sailis Quesada y Yanelis Martínez, colegas de la Universidad de Holguín

Para nadie es un secreto lo difícil que se torna ser profesor universitario: pararse frente a un aula repleta de jóvenes capaces de cuestionar, con ansias de incrementar su nivel.  Requiere capacidad, preparación, empeño…

Sin embargo no siempre sucede de esta forma. En ocasiones los estudiantes se muestran insatisfechos ante docentes que no suplen sus necesidades, ni responden sus interrogantes. La idea no es empañar la imagen de estos hombres y mujeres que intentan dar lo mejor de sí, sino hacer un llamado de alerta ante el momento de determinar profesor para cada materia.

La mayoría de los problemas aparecen en asignaturas ajenas al perfil propio de la especialidad, o sea, las dirigidas a completar nuestra preparación. Problemática conocida por quienes se encargan de la organización del proceso.

En esos casos el departamento de la carrera en cuestión solicita al de la asignatura planificada para determinado año sus servicios. Este elige al docente adecuado para la asignatura quien recibe entonces el programa previsto, que puede ser sometido a variaciones en correspondencia con el año, la carrera o las peculiaridades de la disciplina.

Sabemos que algunos profesores han aceptado la docencia sin un plan debidamente concebido, que ante la necesidad han respondido, se han superado y han resuelto el déficit docente. Pero no se puede olvidar que el Proceso Enseñanza Aprendizaje implica la interacción alumno-profesor. No habrá intercambio si el profe no entiende criterios polémicos que muevan al debate, si intenta, como dijo alguien, cortarle las alas.

No habrá intercambio si restringe sus explicaciones a lo escrito en un papel o en un Power Point, sin despegarse, sin independencia y sin respuesta a una interrogante imprevista.

De qué nos sirve bibliografía complementaria para la preparación individual si nos exigen la repetición casi textual de una conferencia. De qué nos sirve que se le preste mayor atención a la evaluación de un contenido antes que a verificar el efecto causado en nosotros. No olvidemos que todo proceso pedagógico requiere motivación.

Necesitamos profesores preparados, que motiven. No a los dependientes de un “telepromter”, los que niegan el debate y mucho menos los que persiguen el mecanicismo y la reproducción.

Precisamos de aquellos que son como hipervínculos andantes, que hablan de entrevista, economía y literatura, de teoría que nos llevan a la antigüedad con una frase en latín, nos obligan a buscar, investigar, leer, prepararnos.

Repetimos que la intención no es empañar la imagen de quienes dedican su tiempo a nuestro crecimiento como profesionales y personas. Solo perseguimos que se sea más riguroso al elegir  a quienes pasarán todo un semestre con nosotros. No basta la preparación, el dominio del contenido, se necesita también aptitud, requisitos pedagógicos en la docencia para no provocar el rechazo en los estudiantes. ¡Qué se enamoren de enseñar!

 

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Corresponsal-Jefe dela Agencia Cubana de Noticias en Granma y Vicepresidente provincial de la AHS. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 10 de septiembre de 2013 en Comentarios y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: