¡Oda a las colas!

Por DAYANIS JORGEN INFANTE, colega de la Universidad de Holguín

Colas en CubaHay países que trascienden en el mundo por movimientos cívicos de importancia; por sus monumentos, sus ríos, por la diversidad cultural, tradiciones, religiones dialectos…Cuba no se queda detrás, y ha trascendido en el mundo por muchas razones, entre ellas:

§        La calidad de sus artistas, en especial los músicos.

§        La hospitalidad de sus pobladores.

§        Las especificidades de la cotidianidad.

Muchos resaltan  la capacidad del cubano para lidiar con las carencias que el tan mencionado y real bloqueo nos impone. Pero esta vez no escribiré del bloqueo ni de sus efectos sobre este país. Escribiré  de las colas en la sociedad cubana actual.

Si hiciéramos un estudio del significado de las colas para los cubanos, me pregunto cuáles serían las repuestas:

 Un teórico de comunicación que se dedica a analizarlas con un enfoque sociológico plasmaría en su tesis:

Luego de un largo estudio de los diversos ámbitos de emisión- recepción  existente en la sociedad cubana, este investigador arribó a la conclusión de que son las colas el fenómeno más  complejo, pues allí convergen personas de todo tipo de afiliación política, grado escolar (incluso semi-analfabetos).y para su estudio no se pudo migrar a ninguna corriente de estudio anterior.

No se pudieron delimitar los grupos etarios que acuden con más frecuencia; pero si se identificó que son las amas de casa las que tiene mayor asistencia a estos espacios de debates públicos.

Un universitario, ese que se dedica en estos días a la redacción de sus trabajos finales, alegaría: La colas,  ay mija!, eso es una desgracia. Son una mala costumbre heredada de las abuelas. Aquí tienes que venir corriendo, con horas de antelación para poder coger una bendita máquina, y aunque no me preguntaste eso, yo te lo digo porque no es fácil!!

Una trabajadora, militante del partido, diría: Bueno, mi amor, es una forma de organizar a la población para que no haya desorden en los diferentes estadios en los que se expenden objetos, alimentos y otros productos al pueblo; y creo, un criterio muy personal, que debieron hacer un aparte en el documento de los lineamientos, porque son muy importantes dentro de la política económica del país.

Un marxista, férreo estudioso de El Capital, de Marx: Mire periodista, yo no me creo  un revisionista de la obra de Marx, pero considero que lo único que le faltó a esa obra para ser perfecta fue: mostrar la importancia de las colas para el hombre actual y aunque no era productivo en el capitalismo, ya quedan sentadas las bases para abordarla en una  teoría económica del socialismo.

Una ama de casa, casi en susurro: Bueno, niña, para qué decirte; a mí me gustan, porque uno se entera de ¡cada cosa!, a parte dónde voy a ir si no es allí; la gente las sataniza pero casi siempre  quienes hablan así de ella es la gente que no va. Yo si voy y si me entero que llegó el pesca ‘o, voy corriendo.

Un pionerito de cuarto grado: ¿Las colas… la fila será? Eso es lo que nos ponen a hacer para entrar al comedor y si te sales, te quitan el receso, ah! y eso si es malo…

En resumen, nadie niega la repercusión de estas en la sociedad cubana; para unos serían la búsqueda constante de cierto nivel de organicidad  y equidad legado por la doctrina socialista, para otros la odiosa costumbre de esta sociedad.

Sin embargo, nadie niega  la exclusividad de las colas cubanas: donde se hacen los análisis sobre economía, política migratoria, incluso del cumplimiento de los proyectos del milenio y donde surgen las reyertas y chistes más conocidos; una amalgama de voces que se erigen para hacer más placentera toda una hora de espera.

 Por eso dentro de 20 años cuando hagan un análisis sociológico, antropológico, en broma o en serio, tendrán que aludir a estas benditas colas que en la actualidad, son motivo de desvelos para los que como yo dependen de una.

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Corresponsal-Jefe dela Agencia Cubana de Noticias en Granma y Vicepresidente provincial de la AHS. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 2 de agosto de 2013 en Comentarios y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Excelente trabajo Dayanis, creo que este es uno de los temas que mas se manifiestan en nuestra sociedad actual. Me gusto mucho tu redaccion.

  2. Gracias, ojalá muchos disfruten de este trabajo, parece que usted ya lo disfrutó.

  1. Pingback: El diablo y las colas en Cuba | Mira Joven (Cuba)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: