Sicilia, un filme de resistencia (II)

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Directores de SiciliaSicilia fue el vigésimo segundo filme, del matrimonio Straub, filmado entre mayo y julio de 1998 y basado en el libro Conversación en Sicilia, de Elio Vittorini. Los protagonistas se eligieron entre sicilianos residentes en la Toscana, en los que constituyó la primera selección de los Straub mediante anuncios o terceros, pues casi siempre escogían a los actores a primera vista. Le prestaban mucha atención a la forma espontánea de decir el texto. El sonido y la imagen  estuvieron a cargo de Jean-Pierre Duret y William Lubtchansky, con Jim Howe como jefe-electricista.

Los autores ratificaron su libertad creativa, como acto de resistencia estética y política, también el radical trabajo de reescritura cinematográfica de obras de la literatura, a partir de la sistemática depuración de los elementos primarios del cine: la imagen, el sonido, la palabra, los gestos. Todo con la mayor fidelidad posible al entorno: “El único deber del que hace películas consiste en no falsificar la realidad y abrir los ojos y las oídos de las gentes con lo que hay, con la realidad. Si un filme no sirve para abrir los ojos y los oídos, ¿para qué sirve?”.

La película tiene ese raro encanto de lo blanco y negro, los planos largos y expresivos, con una aparente calma, que favorece la concentración en los diálogos y en cada movimiento de quienes están en pantalla.

Los directores le concedieron la mayor importancia al rodaje, punto de condensación y finalidad del trabajo anterior. Cuando el equipo llegaba a los lugares de filmación, cada encuadre había sido predefinido con la ayuda de un visor de campo. Actores y realizadores hicieron muchísimas repeticiones: “aunque el rodaje comenzó a finales de mayo de 1998, las repeticiones se comenzaron desde diciembre de 1997, y se intensificaron luego”. Durante ese periodo, los actores, todos no profesionales, llegaban hacia las 17 horas cada tarde después de su actividad y trabajaban el texto hasta las 21.

El filme logra esa sensación de reencuentros con formas de hacer poco empleadas hoy, también con el propio libro de Vittorini,  pues se filmó en los lugares reales del nacimiento de la historia, o sea, en Sicilia, excepto los planos donde el hijo encuentra a su madre, situados en la Toscana. Esa excepción no afecta el “principio de lugar”, porque son de la casa maternal y casi todos de interiores. Lo que conforma la habitación principal, es una chimenea, una mesa, una puerta de entrada, una ventana, una cómoda, una estantería, sillas, en resumen, el espacio que se muestra al espectador plano tras plano y de forma bastante lenta.

La primera escena debió filmarse en  un barco que unía a Calabria con Sicilia, pero la corta duración de la travesía, unida a dificultades provocadas por el viento para la toma de sonido directo, obligó a hacerlo en el puerto.

El rodaje en el tren fue la ocasión, antes de llegar a una segunda forma de reencuentros, de precisar algunos puntos sobre el método. Los Straub alquilaron un vagón entero, dividido en compartimentos, a la compañía de ferrocarriles italianos durante una semana, pues solo existía un  viaje diario de Messina a Siracusa.  Durante la filmación, respetaron el lugar tal y como se encontraba en su origen, no desmontaron ni un solo asiento, a pesar de las reducidas dimensiones del local y todo el rodaje fue con cámara en mano. En Sicilia, todos los planos del compartimento se hicieron de esa manera, lo cual a veces afecta la secuencia normal de las variaciones del ferrocarril.

“La cámara de los Straub no filma (…) el mundo, sino la materia de las obras de arte caminando por los límites de la reproducción. A ellos parece interesarles mucho la subjetividad que otros artistas hicieron de la realidad. Por eso sus películas se basan en libros, obras de teatro… “

“Prefieren la verdad de la impostura, la realidad del proceso artístico en vez de la realidad que intenta aprehender el arte, la primera está basada en la verdad de una mentira y la segunda en la imposibilidad de alcanzar una verdad.”

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Corresponsal-Jefe dela Agencia Cubana de Noticias en Granma y Vicepresidente provincial de la AHS. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 11 de julio de 2013 en Cine y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: