Estilo: Ser de ser

Por Grethell Cuenca Durán, colega de la Universidad de Holguín

máquina de escribir

Rubén Rodríguez nos guía en la búsqueda del estilo

El propio término estilo dificulta su definición por los numerosos sentidos en que se emplea. Hablamos constantemente de un estilo de vida, de moda, de corte de pelo, estilo de un escritor, de un movimiento literario. El uso propio y único de tus opciones, de tu caja de herramientas, caracterizará cada uno de ellos. En el caso del periodismo y la literatura, la manera en que utilizamos el lenguaje, distingue tu obra del resto. 

¿Cómo escribimos?, es la peor pregunta que se hace cuando aún no le damos forma a nuestro lenguaje. ¿Cómo queremos escribir? Bien. Eso quisiéramos todos. Comenzando por los paradigmas, me dispongo a copiar a Virgilio Piñeira, porque me gusta conversar con el lector, o a Ciro Bianchi como investigador, tal vez a Galeano, porque simplemente me gusta, pero cómo lo hago si ni siquiera he aprendido a escribir.

Quisiera que mi estilo fuera primero de estructuras, de formas, de esquemas, de tipos, de teoría, de academia, que saliera de un manual de redacción para luego ser de invenciones, de atributos, hasta de ritmos y gazapos. Me imagino que mi estilo, en su momento, puede o no, gustar, puede entenderse o crear discordia, ser profundo o superficial, ser exacto o equivocado, pero siempre en perfección, en desarrollo, y expectante a las críticas.

Hacerse de un estilo es tan complejo como ser natural, una veces se es, otras no. El texto periodístico, en este sentido, es mucho más difícil, tienes que atraer, informar y cumplir requisitos, al mismo tiempo. En la literatura, muchas veces se prefiere ser verdadero en lo que se transmite que en la concepción de la forma.

Me dispongo a construir un texto que sea más polémico que aceptado, más popular que premiado, más intenso que parcial, incluso más espontáneo que realizado. Para mí, quiero un estilo que se incorpore dentro, en el subconsciente, que no necesite modelaciones ni arreglos estilísticos, que se entienda como surja, que se escriba como se habla, y que provoque esta sensación seductora que luego se rompe con el impacto, al igual que cuando se envía una nota sorpresiva, todo lo imprevista posible: tu novio te monta en una guagua, te despide con un beso, y te coloca una nota en tu mano que dice: ya no quiero estar más contigo; surge la rabia y la decepción, pero, a que no te lo esperabas.

Quiero poder sentarme a escribir un cuento en 3 páginas, y mañana poder hacerlo en 10 sin que se haya perdido nada. Que mi palabra fluya en radio y en la televisión, no por su perfección, sino por su frescura y su acierto en los temas. 

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Corresponsal-Jefe dela Agencia Cubana de Noticias en Granma y Vicepresidente provincial de la AHS. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 16 de marzo de 2013 en De todo y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: