Alta marea para Fernando Cabrejas o la parte buena de la trova

Por Erian Peña Pupo, colega de la Universidad de Holguín
(erian-pena@fh.uho.edu.cu)

Tenía una deuda con Fernando Cabrejas. El trovador me
había pedido que escribiera algo por los 14 años de su
peña Alta marea, el pasado 4 de octubre. En esos días
escribí una nota casi impecable, que le envié luego por
correo electrónico, mirando solo la luz del sol, fijamente
y sin pestañar…

A esta altura cumplo con lo que quise escribir entonces,
cuando no tenía tiempo para hacerlo. Acostumbro a cumplir
mi palabra, quienes me conocen lo saben, y no me
autocensuro, término muy de moda ahora. Aunque le escuché
decir hace poco, en un encuentro con estudiantes de la
Universidad de Holguín, a Israel, cantante del grupo Buena
Fe, que la censura y los censores hacen falta en materia
musical, pero eso sería otro tema, por cierto bastante
polémico.

Bueno, esta es una ciudad de trovadores, poetas, músicos,
parques, y ahora pizzerías, diría un amigo de la radio.
Holguinero es Faustino Oramas, el Rey del doble sentido y
último juglar cubano. Y las peñas de trova abundan,
espacios más jóvenes, otros con más tiempo como el de
Cabrejas, con 14 años.

La idea nació en “la República Federativa de Moa”,
ironiza el trovador, y allí estuvo 10 años, hasta que en
2008 la Casa de la Trova (cómo llamarse sino Faustino
Oramas) le ofreció un espacio fijo, semanal. Todos los
jueves, caída la tarde. Aunque se llama Alta marea,
todos le decimos “la peña de Cabrejas”, así de sencillo,
el cubano acaba por darle otro nombre a las cosas, y
además esta ciudad no tiene costas como para hablar de
mareas.

Desde aquí no sabemos, realmente, cómo está. Si alta o
baja. Brava o en calma. Aunque las mareas no son solo del
mar. Dicen que el mundo es alta marea y la luna, causante
de ellas, sí se ve desde la ciudad. De todas formas, por
cuestiones de ese azar concurrente y lezamiano, el tema de
presentación es una de las canciones que menos le
escuchamos al trovador.

El día del aniversario hubo fiesta, aunque creo que allí
siempre hay fiesta. Después de dos tragos de ron, se
volvió a entonar la guitarra. Después de dos tragos de
ron, de cerveza, o de lo que venga, pues no conozco
trovador que niegue el alcohol… y ese día, de
cumpleaños, tampoco nosotros resistimos seguirles los
pasos a los trovadores.
Conozco que uno de los grandes y menos conocidos
intérpretes de la Nueva Trova, antes de la canción y para
que todos le crean que es machete en plena zafra, se da
uno o varios tragos de “agua de 40 grados”, para tomarle
el ritmo a la guitarra.

Cabrejas, a la salud de todos, se da uno de la caneca
plateada que no abandona, regalo de una amiga que vive en
las entrañas del monstruo y no acaba de conocerlo, y
asegura que “aquí lo que hay es que beber y ser
revolucionario”. Y le creemos. Entonces compramos la
nuestra, puro ron. Aclaro, prefiero la cerveza, pero
entre amigos, hasta el ron sabe a cerveza.

Estoy seguro de que la bebida es el principal ingrediente
de aquel lugar. Seamos realistas, allí no todo el mundo va
a escuchar música y, mucho menos, poesía. Es un centro
cultural de ARTEX, cultural porque, digamos, promueve la
cultura local. Pero si esa cultura no le aporta muchas
entradas al centro, acaba por buscarse otras alternativas.
Casa de la trova, parece un nombre folclórico. Propio
para turistas que buscan el ritmo de la vieja trova, como
la de Santiago. O las sensuales mulatas del Caribe. Pero
aquí solo encuentran lo segundo, bellas jóvenes
prostitutas. Embajadoras del sexo, funcionaria del deseo,
más rentables que muchas instituciones, diría otro
trovador, “el topo” Frank Delgado.

Las ves llegar de la mano de un nonagenario canadiense.
Quizá 15 años, mulata y tierna, pero capaz de sorprender
en la cama a cualquiera. Pide entonces una cerveza, la más
cara. Otras más niñas, aun prefieren un refresco, también
caro, que para eso “la luchan”. Ellos son los que más
ingresan a la Casa de la Trova.

El turista pide un trago de ron. O una botella, le han
enseñado que Cuba, además de una islita del Caribe
encaprichada con mantenerse en el socialismo, siempre ha
sido ron, mulatas y playa. Aunque el también prefiere el
tabaco Robaina y el son de tumbadoras, como Marlon
Brando, “la conga, brother, la conga.”

La chica se toma unas fotos en el nuevo juguete, un
celular. Casi siempre andan juntas, he visto a extranjeros
con dos, una a cada lado Recuerdo a un flaco español, con
una morenita de ojos verdes, cómo no verla… La ropa corta,
los muslos apetecibles, la cintura, el escote abierto,
demasiado maquillada, sensual, mulata… no recuerdo haber
visto allí una prostituta que no fuera mulata, vulgares
pero con unas curvas asesinas y hermosas.

Diablos, siempre los extranjeros llevándose la mejor
parte. Y lo confieso, me han gustado muchas, ahora a
“bajarle muela”… pienso entonces en la canción del gordo
Frank, que me acompaña mientras escribo:” Yo quisiera
estar contigo aunque sea un día de fiesta, pero lo bueno
de Cuba siempre algo verde te cuesta”. Y hasta aquí la
divina parte de las putas, hasta aquí, Frank.

La otra parte es la música. Menos los lunes hay peñas casi
todos los días, la de Cabrejas, como ya dije, es los
jueves. Él asegura que es “un espacio de resistencia
cultural”, resistencia contra la falta de sensibilidad en
los últimos tiempos.

Ese día hubo homenajes, palabras de agradecimiento,
diplomas, cámaras de televisión, entrevistas, bastante
público… (14 años de resistencia cultural no son dos días,
podría decir Cabrejas orgulloso) aunque, el anfitrión lo
sabe, en tardes habituales no todo el mundo se atreve a
“resistir culturalmente” y la marea baja y luego sube,
oscila… La resistencia, de todo tipo, es peligrosa,
desgasta.

Allí llegué hace un año, junto a otros amigos. Un año me
da la posibilidad de hablar, o de escribir. Muchos se
fueron alejando, el ambiente no era el suyo. Otros creímos
que la inspiración puede llegar de lugares tan bohemios
como estos, que les pregunten a los poetas y pintores
franceses que encontraban su obra en lupanares y tabernas
de la Ciudad Luz.

Es también la posibilidad de encontrarnos amigos de
carreras universitarias tan diferentes como Periodismo,
Derecho, Medicina o Ingeniería Civil, con un gusto común:
la música “sentipensante” o “peligrosa”, por aquello de
Galeano de sentir lo que se piensa y pensar lo que se
siente. Y bueno, lo del peligro ya lo imaginamos…

En aquel lugar han crecido proyectos, ideas, nuevos
amigos… junto a la voz peculiar y la letra (mejor que la
voz, pero esta, en la trova, importa nada o poco, me decía
uno de esos amigos) de Cabrejas y sus invitados.
Invitados de todo tipo, estudiantes de medicina,
aficionados, jóvenes trovadores, algún médico loco que se
cree músico…

Aquel día canto Miryam Quiñones, una importante cancionera
del Perú, y la aplaudieron mucho. La mujer es buena, muy
buena, canta a capella o acompañada de una guitarra, con
un timbre de voz entre lo dulce y místico, lo sentimental
y más profundo americano. Pero además de buena es peruana,
o sea extranjera, y hay que aplaudirla más, mucho más. No
queremos que los artistas extranjeros se lleven una mala
imagen de la ciudad. Y más ahora con la integración
latinoamericana. Miryam cantó un tema que Chabuca Granda
le dedicara a la chilena Violeta Parra; sí, la hermana del
antipoeta Nicanor, la de Gracias a la vida y la del
disparo suicida que acabó finalmente con ella.

Junto a los músicos, los poemas de los bardos holguineros.
Es esta una ciudad guardada y “maldita” por poetas, desde
Lourdes González, Luis Yuseff o Ghabriel Pérez. Trova y
poesía en la tarde noche de los jueves, ¿o trova y poesía
no es, acaso, lo mismo?

Esa tarde declamó Ronel González, décimas casi
metafísicas y otras jocosas, para divertirse. Recordemos
que el público solo quiere pasar un buen rato. La
resistencia es diaria, la diversión no. Las décimas nunca
me han gustado y además metafísicas… de ahí solo venero a
Borges. Sí, venero es la palabra adecuada. Borges es en
parte la literatura.

“Apartaos de mí la metafísica”, escribió Pessoa, el poeta
portugués. Borges dijo, acérquenla a mí, y verán la
maravilla que hago con ella, como la convierto en poesía,
cuento, ensayo, y como trascenderé sin jamás escribir una
novela.

Bueno, voy acabando, ya se me termina la lista de temas en
el reproductor de la computadora. He puesto para escribir
solo trova, aunque se me ha colado algo de The Beatles,
pero ellos son lo que son, así sin más. Y a mí, sin música
me es difícil escribir, más si escribo sobre música.

Mientras termino, Fernando Cabrejas sigue enfrentándose “a
las marañas de la élite”, guitarra y trago en mano,
canción en mente, en su peña o en las calles holguineras.
O en su programa de radio en la emisora provincial, los
domingos, en “el privilegiado horario de las 6:30 de la
mañana”, cuando más de medio Holguín duerme y quien se
levanta temprano, no enciende el radio, o no le interesa
este tipo de música.

Aun queda mucha trova que cantar y varias mareas que
resistir, altas, bajas. Mareas al fin. Los amigos, otro
trago y un buen tema. No piensen que soy un alcohólico,
estas son solo excusas para el encuentro, o el reencuentro
necesario. Llega la última canción y ya al final Raúl
Torres pide que le regresen todo, “el claro de aquel
bosque donde al fin yo desnudé tu cuerpo, tus caricias de
hada, tus labios de jazmín, tus orgasmos más densos, y si
lo crees bien, si no es mucho pedir regresa tú con ellos”.
Me vuelvo melancólico, y ya, hasta aquí, no escribo más.

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Corresponsal-Jefe dela Agencia Cubana de Noticias en Granma y Vicepresidente provincial de la AHS. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 19 de diciembre de 2012 en Crónicas y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Fernando Cabrejas Garcell

    Hoy es que leo este trabajo del joven escritor ,poeta,y claro,periodista Erian peña,y me he divertido.Así es como se debe reseñar una propuesta artística;con jocosidad rigor estilístico.Gracias Erian.Te felicito.Y a Yasel,por permitir que te la publicaran.Un abrazo.

  2. Hola Fernando, Erian es uno de mis mejores amigos. Lo aprecio mucho. Yo también he estado en algunas de sus peñas en Holguín. Es un placer que haya visitado el blog. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: