Huellas de Ética y Deontología

 

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

 

Hablaré de ética. Eso me pidió el profesor en la Universidad. Confieso que fui víctima de la morosidad para redactar estas líneas. No me sentía estimulado. El habitual deseo de llenar la página en blanco parecía distanciado. Quizá porque temía repetir lo que cientos de estudiosos han expresado. Esa palabra (ética) me acompaña desde mis años infantiles. Siempre la creí importante, sinónimo de algo bueno. Tal vez, en discusiones adolescentes hasta teoricé sobre su significado y la conceptualicé. Sí, es posible. La mencioné y escuché tantas veces… La veía un tanto lejos, como simple palabrería. No la conocía a profundidad. Sin embargo, los últimos análisis en el aula, con ejemplos de la existencia cotidiana, me motivan a presionar el teclado, para redactar párrafos de sinceridad sobre el comportamiento moral.

 

La Universidad me enseña que ética no se reduce a un vocablo, también es un modo de conducta orientado al bien. Los ejemplos del profesor y los acalorados criterios de compañeros de aula me hacen verla más cerca. La veo tan terrenal que la siento dentro de la marea de mis venas y en los sonidos mismos de mi pecho. Ahora, cuando tomo ciertas decisiones, pienso en su dimensión de dignidad.

 

La asignatura Ética y Deontología me brinda herramientas para comprender mejor fenómenos de la realidad, y orientar mis acciones a la aspiración constante de lograr el mejoramiento humano. Tiene vital importancia para quienes trabajaremos en los medios de comunicación, pues ser periodista requiere constante observación interior, porque nuestra misión es buscar noticias, informaciones y elaborarlas con claridad y precisión. El profesional de la palabra no sólo es observador, también es creador.

 

La ética apela a la verdad ¿Qué es la verdad, sino la vida y el camino de los seres humanos? El significado de esa palabra abarca honestidad, buena fe y la pretensión de la tan anhelada objetividad.

 

Como dijera Vicente Manuel Prieto, “en el periodismo, como en cualquier otra actividad, hay reglas de comportamiento que deben ser respetadas, unas están escritas y legisladas correspondientemente, otras tienen que ver con la autorresponsabilidad en el manejo de los elementos que se utilizan. El químico-físico que maneja sustancias peligrosas debe observar procedimientos exactos, cumplir normas de protección y protocolos que eviten el daño a sí mismo y afectaciones a terceros. Un periodista que se respete conoce dos aspectos esenciales: una, que él rara vez constituye el centro de la noticia; dos, que su misión es informar a la audiencia de la manera más cercana posible a la realidad, sin desviaciones maquilladas”.

 

La ética periodística significa responsabilidad y principios inviolables de conducta para ser consecuentes con los receptores y la veracidad de los acontecimientos. Para ser buen periodista no basta con estudiar ciencias de la comunicación o periodismo, resulta indispensable tener pasión y amor por lo que se hace.

 

Según el código de ética, aprobado en el VIII Congreso de la UPEC en julio de

 

2008, los reporteros deben mantener una conducta laboral, social y moral consecuente con las normas de nuestra sociedad, contribuir con su trabajo a promover valores nacionales, el cabal conocimiento de las leyes y el perfeccionamiento constante de la sociedad socialista.

 

Algo de lo expuesto hasta aquí lo aprendí en el último semestre académico. Me lo enseñó el profesor o, al menos, me motivó a buscar informaciones que complementaran lo recibido en clases. Ahora comprendo mejor la importancia de la ética, la veo cerca y jamás me separaré de ella. Aunque, ¿cuántos podemos ser éticos siempre? ¿Quiénes no han cometido algún error? ¿Acaso en la vorágine de la vida y en lo espontáneo de ciertas acciones no nos hemos equivocado? Que alguien lance la primera piedra.

 

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Corresponsal-Jefe dela Agencia Cubana de Noticias en Granma y Vicepresidente provincial de la AHS. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 14 de noviembre de 2012 en Vivencias y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: