A ellas les creí

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Escribiré poco. Me ausenté casi una semana, y debo ponerme al día con las obligaciones en la Universidad. Soy un tipo bastante cumplidor con las actividades docentes, al menos
asisto. A veces no atiendo al profe, redactar intentos de cuentos, versos defectuosos o guiones de cortos televisivos me resulta más atractivo que los seminarios y largas conferencias.

Los días fuera de la Casa de Altos Estudios valieron la pena. El recorrido por Villa Clara y Cienfuegos y la estancia en los Nichos de la Perla del Sur, con caídas de agua increíbles, son motivos de alegría permanente. La compañía de profesionales como Karina Marrón, Abdiel Bermúdez, Dianet Doimeadiós, Liudmila Peña, Aracelis Avilés y muchos otros, me causaron orgullo infinito. Ahora los admiro más. Podría llenar cientos de cuartillas sobre
la sonrisa de Karina, su responsabilidad y capacidad para no perder ningún detalle; sobre la familiaridad de Camarero, villaclareño; lo sociable de Arnaldo, de Matanzas; los chistes de Carlos; lo exitoso de Rodolfo en el juego de los papelitos, los conocimientos de István y
Abdiel, lo agradable de Dianet, Liudmila, Aracelis, y la amabilidad de todo el piquete. No quiero extenderme. Publicaré un post sobre el viaje en los próximos días.

Volvamos a lo de la Universidad. Las clases son momentos de aburrimiento y, en ocasiones, de aprendizaje. Algunos alumnos se duermen, otros revisan el correo electrónico, unos intentan conquistar a la muchacha de al lado con poesía cursi, pero bella, como todo lo relacionado con el amor.

Hoy el aula me pareció más pequeña, las horas más largas. Sin embargo, confieso que los nuevos profesores me resultaron talentosos, mis compañeros rieron con frecuencia, algunos de forma fingida. En cada grupo, hay personas así. A mí no me importa. A veces, creo que estoy enfermo, porque nadie me cae mal, siempre que puedo ayudo a los demás, y ni siquiera espero agradecimientos a cambio. Me lo han dicho: soy raro, fuera de época. Eso me gusta. No cambiaré.

La profe de Historia del Arte dijo que me tenían una sorpresa. Pensé en cuál podría ser, pero no se me ocurrió nada. Al final, otros muchachos platicaron de mí, todo bueno. Imagínense, las opiniones suelen estar prostituidas, carentes de crítica. Algunos dijeron demasiado, tanto que me puse rojísimo. Hablaron del “otro yo”: el muchacho chistoso, que trata de encontrarle la gracia a las situaciones más insospechadas; el tipo que regala versos a las chicas del aula y más allá, porque todas las mujeres merecen elogios; el juguetón que, a
veces, parece un niño, pero también el sensible que llora por una traición y cree en el amor, aunque se desangre de tristeza. Sí, es cierto. La seriedad excesiva no es tan real. Sin embargo, no logro ser extrovertido, jovial, ante todos. Eso cambiará. Tiene que hacerlo. La confianza, lograda poco a poco, es vital.

Los amigos me recibieron alegres en la Universidad. Una casi hermana tenía lágrimas en los ojos, otras se acostaron tardísimo, porque querían mi compañía, aunque no me dejaron dormir en sus literas. Me dijeron: te extrañamos, te queremos. A ellas les creí.

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Vicepresidente nacional de la Asociación Hermanos Saíz. Fue subdirector editorial de la Agencia Cubana de Noticias. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, y Mejor Graduado Integral de la Universidad de Holguín (2014). Periodista, ensayista y narrador. En twitter: @yaseltoledo10 E-mail:yasegarnache@gmail.com

Publicado el 10 de octubre de 2012 en Vivencias y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 5 comentarios.

  1. Los amigos te esperamos- y lo seguiremos haciendo cerca- para continuar día a día. Volvemos, mano a mano, hombro a hombro.Siempre.

    Erian

  2. Yasel:
    Redactar intentos de cuentos y versos defectuosos es la mejor manera de sacar provecho al aburrimiento. Felicidades por tener chicas que te añoran.

  3. Gracias por todo y especialmente por unirte a nosotros en este viaje. Esperamos tus historias y tus posts.

    • Gracias a ustedes por invitarme. Me sentí bien, y orgulloso de estar a lado de profesionales que admiro y aprecio. Ojalá pronto me incluyan entre sus amigos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: