¡Ah, Transporte en Cuba!

Por Yasel Toledo Garnache

bicicletas en Holguín

Algunos recurren a las bicicletas, otros ni una faster tenemos

Viajar constituye la peor pesadilla de numerosas personas, pues los altos precios del transporte y la incomodidad de muchos vehículos entristecen a los más alegres, y dañan los bolsillos.

Los camiones particulares, gracias a la aplicación de “la oferta y la demanda”, han triplicado los precios, y campean en las carreteras, pues doña Oferta manda y, en las condiciones actuales de Cuba, siempre lo hará, porque la población necesita viajar con frecuencia y el Estado no cuenta con suficientes vehículos que permitan escoger cuál tomar.

Ante la situación actual, muchos estudiantes universitarios estamos condenados a permanecer en las escuelas bastante tiempo, sin visitar nuestros hogares, pues, a veces, trasladarse desde la universidad granmense hasta Niquero, por solo citar un ejemplo, cuesta casi treinta pesos en moneda nacional, y el estipendio de sólo cincuenta, unido a los insuficientes ingresos de los padres y la necesidad de merendar en el centro de estudios, impiden gastar semejante cantidad. Prefiero no hablar demasiado de mi experiencia, aunque gasto 90 pesos en un viaje de ida y vuelta a casa.

Una encuesta realizada por este reportero a cien potenciales pasajeros, evidenció el total desacuerdo con los precios actuales. Mientras que tres “machacantes” respondieron con un silencio, quizá porque comprenden lo injustos que son con el pueblo trabajador.

La fórmula de los transportistas es “o pagas y te montas, o no pagas, pero te quedas”, y ante la disyuntiva terminamos cediendo. Tal vez, les parezca una exageración, pero he presenciado cómo, en horas de la tarde, los cobradores de esos “carros del infierno” solicitan veinte y hasta treinta pesos en moneda nacional, por tramos bastante pequeños, e incluso, algunos exigen que todos los pasajeros paguen el viaje completo, aun cuando sólo se trasladen hasta un punto, ubicado a menos de 15 kilómetros de la salida – Si no lo hubiese visto, no lo creería.

Escenas como esa se repiten con frecuencia y algunas personas no embarcan por falta de dinero, mientras que otras, agotadas y temerosas por la proximidad de la noche, lo hacen con el lamento de que ahí va el salario de más de dos jornadas laborales.

En momentos como esos, uno se pregunta en qué parada se apeó el humanismo de los transportistas privados. ¿Acaso los precios actuales son asequibles para quienes viven sólo de su salario? ¿Acaso no debieran existir precios límites según la distancia recorrida? ¿El transporte estatal no podrá reforzar en horas de la tarde aquellas zonas de mayor afluencia de pasajeros?

Reconozco que el dueño del carro privado tiene que buscar las piezas cuando se rompen, pagar la gasolina y un impuesto para que lo dejen transportar pasajeros. Incluso así, las ganancias son numerosas, pues los precios de los pasajes subieron de forma estrepitosa, a partir de la “oferta y demanda”. Recuerdo que de Holguín a Bayamo sólo costaba tres pesos en moneda nacional, y ahora de 15 a 20. Sin embargo, el salario de los obreros se mantiene inmóvil. Les propongo hacer un cálculo. Supongamos que un camión particular realiza dos viajes diarios de ida y vuelta Holguín – Bayamo (74 km), con 50 pasajeros, y un precio de 15 pesos (a veces son 20 y nunca diez). Al final de la jornada, recaudaría 3 mil pesos. Calcule usted cuánto obtendría cada mes, pues a mí me asusta escribir una cifra tan alta. Mi vida de universitario me impide tener en el bolsillo más de cinco billetes con la imagen de Camilo, por eso amo tanto a los guevarianos de la suerte, sólo tres cañas –como dicen por ahí-, pero es más que nada.

Alguien podría decirme que las tiendas recaudadoras de divisas, por ejemplo, también tienen precios abusivos en comparación a lo que gana un asalariado cubano medio, pero eso lo analizaremos en otra ocasión.

La raíz del problema no nace en el 2010, ni siquiera durante el Período Especial. Es fruto del desbalance socioeconómico de la nación, con cientos de errores e implementación de modelos financieros sin cuerpos teóricos profundos, que sólo aliviaron la situación en algunas ocasiones, pero que a la larga perjudicaron a toda la estructura económica del país. Habría que preguntarse si el actual proyecto, aprobado en el VI Congreso del Partido, revertirá la situación. ¿Se repetirán algunos errores? ¿Significa retrocesos en algunos aspectos? ¿El discurso de Murillo es totalmente claro? ¿Se divisan cambios favorables para la sociedad en general? ¿El salario llegará a ser el principal estímulo para los obreros? Tengo muchas más preguntas, y hasta respuestas, pero analizar los Lineamientos no es objetivo de este trabajo, y si algún profe de la universidad lo lee, quizá me otorgue mi primera evaluación de dos por no ajustarme al tema.

Volvamos a lo del transporte. Lo mas lógico seria una inversión en ese sector, inclusive con distintos tipos de servicios a precios diferentes. Eso reportaría una buena entrada para el Estado, y mejoraría la situación del pueblo. Tal vez se podrían importar ómnibus y venderlos a particulares. El gobierno obtendría ganancias, mejoraría la oferta y el confort de los viajeros, y los dueños de los autobuses tendrían que bajar sus precios acorde con la competencia. Prefiero la primera opción.

He leído que en otras naciones la mayor parte del transporte público está en manos privadas. Y eso va, desde las guaguas hasta los taxis. Sin embargo, todos tienen límites para los precios ofrecidos, los cuales se calculan de acuerdo al gasto en cada rama: costos de combustible…. y por supuesto, poder adquisitivo de la gente. En ocasiones, no sólo son regulados, también subsidiados para mantenerlos al alcance del bolsillo del trabajador, pero eso resultaría más difícil en Cuba, con una economía endeble.

El transporte estatal requiere una inyección gigantesca. Hasta que eso no sucede Doña Oferta seguirá mandando, y el pueblo trabajador sufriendo los altos precios. El país no está preparado para la privatización del transporte. Eso sólo sería aconsejable si los ómnibus estatales les hicieran verdadera competencia a los particulares. Las soluciones son cada vez más necesarias, porque gran parte de la población no posee respaldo monetario para pagar las exageradas cantidades de dinero que exigen algunos dueños de carros.

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Corresponsal-Jefe dela Agencia Cubana de Noticias en Granma y Vicepresidente provincial de la AHS. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 20 de junio de 2012 en Comentarios y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 5 comentarios.

  1. Pedro Ernesto Frías Martí.

    Yasel: yo te otorgo la máxima calificación, no se en Redacción y Estilo, pero en Análisis crítico si, y te digo has abordado un tema espinoso para la economía cubana, y ademas uno de los problemas que hoy por hoy afecta a la población cubana en sentido general. Coincido contigo en tu análisis y ojalá y muchos otros hagan estos razonamientos para que mejore la economía nuestra. Felicidades y muchos éxitos en tus estudios.

  2. Yase, tremendo análisis!, igual que los que hacías en la secudaria. Sé que llegarás lejos.Un beso

  3. Muy bueno tu artículo compañero. Y te digo que hay cosas que el gobierno debiera hacer, como poner un límite en lo que se puede cobrar como una tarifa, como usted dice que se hace en otros paises. Es que si no pasan estas cosas, porque el particular pone el precio que le dá la gana y como el gobierno no le puede hacer competencia te dice o lo tomas o lo dejas y que vas a hacer… Esa es una medida que ahora mismo se puede tomar en varios sectores no solo este del transporte sino tambien por ejemplo en la venta de productos en los agros particulares que le ponen los precios que quieren y constantemente subiendo…
    saludos…

  4. Coincido contigo, de lo contrario el pueblo seguirá sufriendo los altos precios, y el salario, en su mayoría, inmóvil.

  1. Pingback: Respuesta a una internauta | Mira Joven (Cuba)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: