¿Quién es el mejor?

Por Rubiel Cruz, colega de la universidad de Holguín

La reunión terminó violenta. A pesar de los años transcurridos en la universidad, la amistad colegial, probada muchas veces, parecía reducida a una guerra desenfrenada para aclarar quién iba primero. Algo normal, porque casi terminando la carrera alguien se dio cuenta de que “eso de sacarse trapitos al sol” funciona bien cuando el rival es superior pero…no es “cumplidor”.

Analizar los méritos y facultades de los miembros de cualquier colectivo en Cuba se ha convertido en la tarea preferida de quienes fungen como inquisidores burócratas. Lo que en un momento dado demostró ser un medio eficaz de reconocimiento a los más sacrificados ahora se limita a una desactualizada, rutinaria y obtusa asamblea.

El principal síntoma del inquisidor es su rostro fracasado, parlotea sobre todo y no se especializa en nada, navega entre lo mediocre y lo ridículo, pues su necesidad de ser el centro lo convierte en el ojo acusador de todos y contra todos.

El problema radica esencialmente en la falta de estímulo para los sobresalientes. Aplaudir y premiar con un simple certificado solo llena las expectativas de cierto grupo de avanzada. Para algunos, los debates asambleístas constituyen la única vía de sentirse en la cima ante la amenaza que supone un conflicto real entre ellos: rigurosos cumplidores, y los verdaderos líderes en el desempeño escolar o profesional.

La ineludible reducción de plantillas infladas en el sector estatal, anunciadas desde antes del VI Congreso del Partido, trajo consigo un riguroso proceso de idoneidad en el que solo los más “capaces” son honrados con un puesto laboral. Los inconvenientes repercuten en todos los ámbitos, van desde la eliminación de las gratuidades (que incluía viajes a los trabajadores destacados y vanguardias) hasta un desbalanceado otorgamiento de plazas a los graduados universitarios.

Tales pasos en la necesaria actualización del modelo económico cubano admite entonces una tensa competencia, inclinada en el pasado a requisitos políticos más que a la condición de expertos. Quizá por eso en el documento base dela Primera ConferenciaNacional del Partido a celebrarse en enero de 2012 se llame a velar, además de la preparación político-ideológica, por las cualidades personales de los cuadros, sean o no militantes. 

“Estuvimos tantos años enfocados en el materialismo que olvidamos lo espiritual”, reconoce un dirigente partidista, y es que lejos de rodearnos de voceros de consignas políticas, acríticos y justificadores de lo mal hecho escudándose en la supuesta defensa dela Revolución, el país necesita cumplidores en el deber sagrado de ser más cubanos, más humanos y revolucionarios en el sentido más profundo y actualizado de la palabra.

El título fundamental es el de ser humanos, sin etiquetas como deseara el poeta chileno Pablo Neruda. Claro que el socialismo, un sistema imperfecto y en construcción en Cuba, debe corregirse para evitar la vida en sombras a este grupo de “primera línea” que presume de sólida ideología, pero niega con su actuar el significado de ella.

Farsantes auténticos, diría Truman Capote, pero la verdad es que tal situación parece no tener solución inmediata y mientras tanto los “superiores”, que presumen menos, hablan poco, pero son demasiados buenos en su labor, esperan que en las envejecidas asambleas el estímulo sea más consistente que reconocer sólo entre muchos quién es el mejor.

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Corresponsal-Jefe dela Agencia Cubana de Noticias en Granma y Vicepresidente provincial de la AHS. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 28 de abril de 2012 en Comentarios y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. soy de los que piensan que la integralidad es un estado personal el cual, en primera instancia, es de preocupación y ocupación del sujeto que pretende ostentarlo, y en segundo lugar el mayor mérito de un integral es el de la modestia y el desinterés de títulos o vanaglorias públicas que impliquen un regalo o un “reservación” con los gastos pagos y sí sepa valorar cuando lo ponen de pie en su albergue, en su aula o en su universidad y le dan un (y cito) “aplauso y un simple certificado”, pero que además recibe el bullicio de aquellos que lo conocen y el beso o el saludo de una autoridad universitaria, si el país hoy no está en condiciones para darnos a los estudiantes universitarios lo que en un momento dado tuvimos es por una razón económica, la misma que te permite ir a la universidad o pasar por los niveles de enseñanza cubanos sin tener que hacer una cuenta millonaria en el banco desangrándose tus padres para que, desde que eres un nasciturus, tener que mandarte a la universidad y que el mismo día que empieces se enteren que el dinero que han ahorrado durante 20 años no es suficiente. la situación de la ubicación laboral es así en todos los países del mundo pero cabe preguntar, en cuantos los estados se preocupan pq vayas a realizar dos años de servicio social en un lugar en el que haces falta y después puedes trabajar donde seas más idóneo o donde resuelvas? no es un problema de la Conferencia del partido o de los lineamientos al congreso, ha sido un preocupación de los estudiantes de QUINTO año, fundamentalmente, desde hace mucho y quien le pone el cascabel al gato cuando no somos receptivos en un lugar 30 de un escalafón de 31 en total y no llega una ubicación para le turismo. LA ASAMBLEA DE INTEGRALIDAD (con cuyo nombre no concuerdo) es responsabilidad de la brigada y de nadie más y si esta se convierte en inquisidora con los coordinadores de año o los decanos o la feu o quien sea entonces tendremos que quitarle ese título medieval y mostrarnos capaces de decir artículos como estos en palabra de algún integral, que de verdad lo sea

  2. Estimada ealdana89 agradezco tu criterio sobre este post aunque a mi juicio están un poco alejados de la realidad. La integralidad del estudiante es solo un medidor virtual para entretener la burocracia universitaria, solo que la virtualidad se la han creído quienes son capaces de “moler” a sus compañeros para obtener miserablemente esas “vanaglorias públicas” que no son otras como las que ejemplificas: “cuando lo ponen de pie en su albergue, en su aula o en su universidad y le dan un “aplauso y un simple certificado” (como dije yo), “pero que además recibe el bullicio de aquellos que lo conocen y el beso o el saludo de una autoridad universitaria”. Los papelitos hablan, estoy conciente de eso pero prefiero rodearme de gente intachable, con conductas de verdaderos hombres y mujeres, no de aquellos que a nombre de la integralidad viven escudándose en la justificación de los problemas que vive el país, gritando a los cuatro vientos cuán tan buenos somos en Cuba y que al final obstaculizan nuestro derecho a autocriticarnos, a perfeccionarnos…Los integrales, no de papelitos sino por su competencia profesional donde lo pongan, brillan por su modestia, por el aval espiritual a su trabajo pero que al final siguen siendo seres humanos con necesidades materiales que ya es hora de darle solución.

  3. estimado autor de este artículo, estoy en el deber de aclararte algunas cosas:
    1. no soy estimada, sino estimado, mi nombre es eugenio aldana rodríguez,
    2. soy de las personas más cercana a ese “medidor virtual” al que llamas integralidad dada mi condición de estudiante de quinto año de derecho en la universidad de holguín por lo que considero me llega de cerca este tema y un proceso mucho más profundo que el de años anteriores, porque como sabrás decide mi futuro profesional. no soy de los que siguen estos sitios pero me ha interesado de sobremanera la intensidad (si podemos llamarla así) de una publicación de mi universidad y que tan poco se conoce en la misma. me parece por supuesto que no entendiste para nada mi comentario, expuse en el mismo que el integral, agradece y disfruta esas pequeñeces de las que te hablé, no que las buscaba, considero y no sé si estarás de acuerdo, que en los análisis acerca de la integralidad hemos caído, primero, en una posición parcializada con qué piensa el que sin ser integral aspira a serlo y por lo tanto “muele” al que sí lo es, y segundo en que el integral tiene que ser puesto en un altar en el que lo rodeen oro, plata y muchos, muchos aplausos y ovaciones, si que pensemos en la esencia del mismo que es de vanagloria moral y satisfacción personal. aunque digas que mi posición está alejada de la realidad (lo que no comparto por supuesto), no me considero un estudioso del tema pero he conocido del proceso en otras universidades y sucede lo mismo aunque cambie la forma de hacerlo, te repito que la integralidad es un estado personal en el cual no se busca un reconocimiento social sino la satisfacción de haberlo hecho y que haya servido a otros y lo más difícil es la forma de que los demás reconozcan esto. he propuesto personalmente muchas formas y hemos buscado innumerables soluciones para cuestiones que suscitan el análisis de la integralidad, no solo en el quinto año sino de todos los años sin que se convierta en la llamada por nosotros “tercera guerra mundial”. una vez escuchada tú crítica sería bueno escuchar tu propuesta de cómo hacer que el mejor estudiante sea capaz de demostrar su status sin que existan conflictos dentro de sus principales juzgadores: nosotros, tú, yo, él, ella o sin que dependa de la opinión de sus compañeros de aula o los “papelitos” (por el cual creo que entiendas certificados, diplomas, reconocimientos, etc). por último, el ser social, condiciona la conciencia social, principio filosófico de la doctrina marxista, las necesidades materiales van a existir siempre, los integrales por su competencia profesional buscan solucionarlo con un desempeño cada día más eficiente y buscando qué aportar, incluso qué hacer sin que sea de su competencia. espero que no creas que el hecho de rodearte de personas cuyo comportamiento no sea el que consideres “intachable” te hace mejor persona o integral. TENGO FE EN EL MEJORAMIENTO HUMANO dijo martí

  4. Una propuesta debe ser complicada eugenio, pero sencillamente eliminaría ese proceso. La persona más brillante de mi aula, la de más “papelitos” (que extrañamente coincidía muy bien en ambas aristas) la ubicaron dónde “alguien” quiso y la plaza más codiciada, la que todo el mundo anhelaba fue a parar a las manos de una persona que no le interesaba graduarse, que terminó su trabajo de diploma a duras penas y que finalmente abandonó el servicio social. ¿De qué estamos hablando?¿No se supone que las empresas, organismos, etc, se apresuren a contratar a los mejores?¿Por qué aclamar a aquellos que se han labrado un futuro mediocre en la universidad dandole protagonismo en esas asambleas? Como dijera un estudiante de ingeniería en la TV: ¿cuál será el medidor en mi trabajo: que sea un ingeniero competente o que en la universidad bailaba en la rueda de casino de la escuela?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: